SABIOSCURIOSOS
Comida Fuente: youtube.com

Receta de mermelada de moras para conservas: paso a paso.

Aprende a preparar una deliciosa mermelada de moras con esta sencilla receta paso a paso. Ideal para conservar y disfrutar en tus desayunos y meriendas.
Tabla de contenidos

La mermelada de moras es un clásico en la cocina, ideal para disfrutar con tostadas, panes, galletas y otras preparaciones dulces. Además, es una excelente opción para conservar las moras frescas durante más tiempo. En este artículo, te enseñaremos cómo preparar una deliciosa mermelada de moras para conservas. ¡Toma nota!

Ingredientes

Antes de empezar, asegúrate de contar con los siguientes ingredientes:

  • 1 kilo de moras frescas
  • 500 gramos de azúcar
  • Jugo de 1 limón

Es importante que las moras estén maduras y en su punto justo de dulzura para obtener una mermelada deliciosa.

Paso 1: Preparar las moras

Lava las moras en agua fría y retira cualquier hoja o rama que puedan tener. Luego, colócalas en una olla grande y añade el azúcar y el jugo de limón. Mezcla bien y deja reposar durante 30 minutos.

Paso 2: Cocinar la mermelada

Lleva la olla a fuego medio y cocina la mezcla de moras, azúcar y limón durante unos 45 minutos, removiendo de vez en cuando. Verás que la mermelada irá espesando a medida que se cocina. Para comprobar si está en su punto, puedes hacer la prueba del plato frío: coloca un poco de mermelada en un plato frío y espera unos minutos. Si al pasar el dedo por encima se forma una arruga, la mermelada está lista.

Paso 3: Conservar la mermelada

Una vez que la mermelada esté lista, retira la olla del fuego y déjala enfriar durante unos minutos. Luego, vierte la mermelada caliente en frascos esterilizados y ciérralos bien. Coloca los frascos boca abajo durante unos minutos para crear un vacío y asegurarte de que la mermelada se conserve bien. Puedes guardar la mermelada en un lugar fresco y oscuro durante varios meses.

¡Listo! Ya tienes tu deliciosa mermelada de moras para disfrutar en cualquier momento. ¡Buen provecho!

Cómo conservar las mermeladas

Las mermeladas son una delicia que podemos disfrutar en cualquier momento del día. Si has hecho tu propia mermelada casera, es importante saber cómo conservarla para poder disfrutarla durante mucho más tiempo. Para conservar adecuadamente tus mermeladas, es importante seguir algunos consejos básicos.

En primer lugar, es importante esterilizar los frascos en los que vas a guardar la mermelada. Puedes hacerlo hirviéndolos durante unos minutos o metiéndolos en el horno a alta temperatura. Una vez esterilizados, es importante llenarlos hasta arriba con la mermelada y cerrarlos herméticamente.

Por último, es importante guardar las mermeladas en un lugar fresco y seco, alejado de la luz directa del sol. Si sigues estos consejos, tus mermeladas caseras durarán mucho más tiempo y podrás disfrutar de ellas en cualquier momento que desees. ¡No olvides etiquetarlos con la fecha de elaboración para saber cuándo debes consumirlas!

Cómo espesar la mermelada de mora

La mermelada de mora es un delicioso complemento para el pan tostado, los postres y los rellenos de pasteles. Sin embargo, si la consistencia es demasiado líquida, puede ser un problema a la hora de untarla. Afortunadamente, existen algunas técnicas para espesar la mermelada de mora.

Una opción es agregar un espesante natural, como la pectina de manzana. Mezcla una cucharada de pectina con una taza de azúcar y agrégalo a la mezcla de mermelada. Otra opción es cocinar la mermelada por más tiempo, permitiendo que el líquido se evapore y se espese.

También puedes mezclar una cucharada de maicena con una cucharada de agua fría y agregar a la mermelada caliente. Revuelve constantemente hasta que la mezcla espese. Sea cual sea la opción que elijas, asegúrate de que la mermelada alcance la consistencia deseada antes de envasarla. ¡Disfruta de tu deliciosa mermelada de mora espesa en cualquier momento del día!

Conservando mermelada casera sin esterilización.

Fuente: pinterest.es

Conservar mermelada casera sin esterilización puede parecer una tarea difícil, pero es posible si se siguen ciertos pasos. Lo primero es asegurarse de que los frascos y tapas estén limpios y secos. Luego, llenar los frascos con la mermelada caliente hasta 1 cm del borde. Cerrar los frascos y dejar enfriar a temperatura ambiente antes de refrigerar o congelar.

Es importante destacar que, al no esterilizar la mermelada, su vida útil es menor. Por lo tanto, se recomienda refrigerarla por un máximo de 2 meses o congelarla por un máximo de 6 meses. Además, es fundamental revisar periódicamente los frascos para detectar cualquier signo de deterioro o moho.

Por último, para evitar la proliferación de bacterias, se debe asegurar que la mermelada esté completamente refrigerada o congelada antes de consumirla. Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de tu mermelada casera por más tiempo sin necesidad de utilizar técnicas de conservación complicadas.